Balas de Guardia Bolivariana matan en Medellín

Balas que pertenecen a la Guardia Bolivariana de Venezuela están siendo usadas por los combos de Medellín en sus crímenes, según denunció el Fiscal Néstor Humberto Martínez.

Las balas de la Guardia Bolivariana Venezolana son fabricadas en ese país por la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim) y manejadas directamente por el Ministerio de Defensa de ese país, al igual que en Colombia que son producidas por Indumil, para uso exclusivo en el país.

“Hemos encontrado munición de la Guardia Bolivariana de Venezuela en cuerpos de personas asesinadas en Medellín por organizaciones criminales. La munición tiene como registro el Cavim, la industria militar venezolana. Eso nos demuestra que hay un tráfico ilegal que por primera vez advertimos y por eso hacemos el llamado para solicitar la cooperación de las autoridades de Venezuela”, señaló el Fiscal de Colombia.

La alerta se lanzó este viernes por el Fiscal, quién detalló que dos balas de la Guardia Bolivariana de Venezuela se encontraron en los cuerpos de dos personas asesinadas en barrios de Medellín.

“Aparece el número de registro de las autoridades y fuerzas de policía de Venezuela. Esa munición la hemos encontrado en el departamento de Antioquia. Esta bala fue determinante de un homicidio en la ciudad de Medellín y no es el primer caso que estamos encontrando.  (preocupa) que Venezuela no sea solamente sea un santuario para cabecillas de las organizaciones criminales y rebeldes que allí se encuentran ubicadas, sino que tampoco tienen derecho a fomentar el crimen organizado en nuestro país a través de un tráfico ilícito de municiones y armas”, dijo el Fiscal a los periodistas en la capital paisa.

En Medellín, en los primeros 60 días del año 2019, se cometieron cerca de 140 crímenes, sin una respuesta efectiva de las autoridades municipales para proteger la vida de los medellinenses.

Previous post

Miss Perú pierde la corona por varias "coronas"

Next post

El Jodario le da palo a Duque, Uribe y a Federico