Lisandro Junco, el director de la DIAN, y sus negocios en el extranjero: Gardeazábal

Lisandro Junco, el director de la DIAN, se enredó a la hora de contestar sobre la empresa que tiene en Estados Unidos, justo cuando a él le toca perseguir a quienes intentan ocultar sus fortunas en el extranjero.

Sobre Lisandro Junco, director de la DIAN, señala la “Crónica de Gardeazabal” que “… genera muy pésima imagen que el jefe de la Administración Nacional de Impuestos haya hecho parte de una telaraña tan intricada solo para no tener que tributar doblemente, en Colombia y en Estados Unidos…”:

“PANDORA, LA DIAN   Y EL EMBUDO

Abrir la caja de Pandora ha sido una expresión usada hace muchísimo tiempo para mostrar que el mito griego sigue teniendo vigencia y que basta con destapar la caja para que salgan todos los monstruos inimaginables y se conozcan muchas verdades.

Bajo ese nombre, “Pandora Papers”, los periodistas investigadores de las cuentas que los ciudadanos del mundo tienen en paraísos fiscales, conocida como la ICIJ, acaban de publicar un informe tanto más escandaloso que el de los “Panamá Papers” que hace unos años estremecieron al mundo político y económico, pero que a la larga, salvo la escandalera, en ninguna parte hicieron más daño que el de someter a los cuentahabientes a nuevas reglamentaciones para dizque impedir el lavado de dinero a través de esas cuentas.

En el informe resaltan por razones lógicas los negocios de dos expresidentes colombianos, pero lo que más preocupa es el entramado, minúsculo, pero a todas luces entramado, del actual Director de la Dian, Lisandro Junco Riviera en donde aparecen negocios y cuentas en Delaware y Miami, un casillero virtual en Londres, manejado desde Dubái y relaciones conspicuas con firmas de abogados y de asesoría para manejo de capitales offshore haciéndolos aparecer como lo que tal vez no sean.

¿Qué pasará con Lisandro Junco, director de la DIAN?

El Espectador, que hace parte de la ICIJ en Colombia construyó un seguimiento dato a dato al señor Junco y sus negocios y le brindó la oportunidad de dar su versión al respecto.

En una de esas explicaciones, que dejan ver un trasfondo quizás muy común entre los ricos colombianos que tienen plata en el exterior, la torpeza o habilidad para responder del director de la DIAN, lo lleva a decir que “no sabe qué es y para qué sirve una oficina virtual” y a negar de plano su vinculación a cualquier actuación de ese entramado sibilino que pudiera llegar a ser considerada delictuosa.

Es probable que el Director de la entidad estatal que persigue e impone multas y hasta confiscaciones a los evasores esté diciendo la verdad, pero le queda muy mal a este gobierno y genera muy pésima imagen   que el jefe de la Administración Nacional de Impuestos haya hecho parte de una telaraña tan intricada solo para no tener que tributar doblemente, en Colombia y en Estados Unidos, por lo que le podían pagar en el extranjero.

Es la ley del embudo que rige por lo ancho para todos los colombianos, pero aparentemente tendría un tratamiento especial por la parte estrecha para el Director de la DIAN.

Gustavo Álvarez Gardeazábal

El Porce, octubre 4 del 2021.

Previous post

Proteger los recursos públicos en EPM e Hidroituango pide SINPRO

Next post

Embajadores Luis Diego Monsalve y Guillermo Botero también denunciados en Pandora Papers