Policía libera mujer secuestrada en Cocorná

Pedían $ 200 millones por liberarla

La Policía Antioquia liberó a una mujer secuestrada en Cocorná y por quien delincuentes comunes pedían 200 millones de pesos por devolverla al seno de su familia.

“La Policía Nacional, en conjunto con el Gaula Militar Oriente,en las últimas horas logró el rescate de Herlinda Cano de Zuluaga, de 63 años, secuestrada el pasado 21 de agosto del presente año, en zona rural del municipio de Cocorná”, dice el boletín de la Policía Antioquia.

“Mediante una llamada telefónica, los familiares de Herlinda Cano de Zuluaga pusieron en conocimiento de las autoridades el secuestro, el cual habría ocurrido en la vereda el Jordán», agrega el boletín.

Según los familiares, «llegaron 4 sujetos desconocidos encapuchados y fuertemente armados y se llevaron a esta mujer por la autopista Medellín a Bogotá».

Además del secuestro, los delincuentes hurtaron elementos de valor de la vivienda de la mujer secuestrada en Cocorná.

“Antes de abandonar el lugar hurtaron elementos de valor como joyas y dinero en efectivo y advirtieron al esposo que debía estar pendiente del teléfono». 

“La exigencia del rescate era de $ 200.000.000 millones para hacer efectiva la liberación, a cambio de la millonaria suma de dinero.

¿Cuánto pedían por la mujer secuestrada en Cocorná?

Tras la investigación y la interceptación de las comunicaciones, la Policía obtuvo éxito.

En pocas horas y solo dos días después de su secuestro la mujer y sus captores fueron ubicados, informaron las autoridades.

Y “se realiza un operativo donde unidades del Gaula de la Policía y el Gaula Militar logran la ubicación del lugar donde está la secuestrada.

“En el operativo de rescate fueron capturados tres sujetos , a quienes se les imputarán los delitos de secuestro agravado y porte ilegal de armas”.

En el comando de la Policía Antioquia, Herlinda Cano de Zuluaga se reencontró esta noche de viernes con sus familiares.

Previous post

En el Metro de Medellín no de papaya

Next post

Furel y el matrimonio Valencia, una máquina de corrupción