El vino Isabella llega al mercado de China

Los dueños de los viñedos del Valle del Cauca andan felices, al exportar por primera vez el vino Isabella a China, hoy por hoy el primer productor mundial de uva con 13 millones de toneladas registradas.

La historia del vino Isabella, y de sus productores, en la “Crónica de Gardeazábal”, para www.rutanoticias.co:

“ISABELLA DEL VALLE A CHINA

Desde muy niño, y ahora ando por los 77, he comido uva Isabella.

Cuando en la Galería de Tuluá no vendían sino de esas uvas terrígenas americanas porque las dulces y moscatel que traían de Europa, y no llegaban pichas, apenas si se conseguían en la Casa Rosada en Cali, nos parecían iguales a los   manjares caros y escasos de los citadinos, pero totalmente inalcanzables para los pueblerinos.

Cuando era estudiante en la primaria nunca bien recordada del colegio de los Salesianos, uno de los compañeros de apellido Hoyos, que viajaba todos los días en TransOcampo desde San Pedro, se pagaba el pasaje vendiéndonos de esas uvas ácidas, negras, pero de un sabor y un tono inolvidables nos las ponía a la mano.

No he dejado de comerlas y desde lejos, aplaudiendo muchas veces con frenesí de amigo viejo, he contemplado todos los esfuerzos que la familia Piccitotto, primero con Don Rafael y desde hace 50 años con Daniel, han estado haciendo para manejar el sumo de esa uva ya sea con vinos de batalla, con jugos esporádicos o con científicos y enólogos atrevidos patrocinando su cultivo en tierras vallecaucanas y en su fábrica del barrio Salomia en Cali bajo el sello de Domecq.

Muchas veces no estuvieron cerca del éxito, pero tanta vuelta da el cántaro hasta que por fin se rompe y esta semana la noticia llegó para llenarnos de orgullo a los amigos de la Isabella (que se cultiva felizmente también en el Huila y en Boyacá). Fue exportado a la China el primer conteiner de vino Isabella hecho por los Piccitotto en el Valle del Cauca, concesionarios de Domecq y dueños colombianos de los vinos Undurraga de Chile.

Y, al mismo tiempo han iniciado las catas del lambrusco Isabella espumoso, un vino tinto que se envasa como champán, se sirve bien frío y desde que se destapa nos trae los olores recónditos de las Isabellas que nos comimos en las infancias.

Para llegar a la China han pasado por los rigurosos exámenes de calidad y sanidad que los nuevos dueños del mundo exigen y las han superado de sobra.

Para conquistar el mercado colombiano con el lambrusco Isabella, burbujeante y vigoroso, están siguiendo los pasos que el mitológico John Restrepo abrió hace 70 años distribuyendo su vino Cariñoso en todos los rincones de la patria, adelantándose al chance que terminó haciéndolo igual por toda la geografía nacional.

Como colombiano optimista en medio de los arreboles. Como vallecaucano que he librado batallas de apoyo a los cultivadores de uva. Pero, sobre todo como patriota, me siento feliz de ver la Isabella de la tierra nuestra en los paladares de tantos millones de chinos.

Gustavo Álvarez Gardeazábal.

El Porce, abril 22 del 2022.   

Previous post

Gran Fiesta de los Clásicos este sábado en la Tienda de Sabaneta

Next post

Secuestro de Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri: la marcha culminó 20 años después