Felina Silvestre albina lucha por su vida

No han sido días fáciles para la felina silvestre albina rescatada en el municipio de Amalfi en el Nordeste Antioqueño, ni para el equipo que la cuida.

«Lo que sí se puede afirmar, es que es toda una luchadora», dice Corantioquia en el reporte sobre el bello animal. 

Desde el día de su ingreso y después de una valoración clínica veterinaria, la pequeña felina hembra fue diagnosticada con baja condición corporal y letárgica. 

Durante los primeros días se observaba que el animal, del que aún se desconoce su especie, tenía muy buen apetito, pero no excretaba y tenía dificultades para respirar. 

Los exámenes en el Centro de Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES (CVZ), determinaron que presentaba un cuadro de neumonía leve y a partir de ese momento se le inició tratamiento con antibiótico y nebulizaciones. 

El 18 de noviembre la felina silvestre albina realizó su primera deposición y el análisis de sus muestras arrojó la detección de una carga parasitaria, por lo cual, se inició el proceso correspondiente de desparasitación. 

El sábado 20 de noviembre tuvo una complicación de salud, posiblemente por su apetito. Inmediatamente se llevó a las instalaciones del CVZ de la Universidad CES, donde se determinó que tenía un síndrome respiratorio agudo. En el lugar se le tomaron impresiones de rayos X y se realizó un tratamiento con fluidos intravenosos, analgésicos y antiinflamatorios. 

Posteriormente, se realizó una ecografía abdominal y de tórax, el cual permitió diagnosticar la existencia de un edema pulmonar (acumulación de líquido en el pulmón).

Como parte del tratamiento, se le administró oxígeno por medio de una sonda nasal y alimentación por otra sonda nasogástrica, debido a que había perdido el apetito. 

La felina albina se encontraba anémica debido al parásito y la desnutrición. Bajó 40 gramos. 

¿Dónde está la felina silvestre albina?

Tras días muy complejos bajo el cuidado del equipo humano del CVZ y de fauna silvestre, la felina albina empezó a evolucionar positivamente, por lo cual se procedió a retirar las sondas de alimento y de oxígeno, pero se mantuvo al animal bajo observación en la cápsula de oxígeno. Posteriormente, este empezó a comer de manera independiente. 

Luego del tratamiento de desparasitación suministrado, la felina recuperó peso y registra en la actualidad 610 gramos.

Nuevamente fue dada de alta y regresó al cuidado y protección del equipo de fauna silvestre.  

Si bien su condición corporal es baja, está empezando a recuperar masa muscular; por el momento se encuentra estable con pronóstico reservado.

Felina Silvestre albina Ruta Noticias
Previous post

El general Tomás Cipriano de Mosquera, “el mascachochas”

Next post

SINPRO agradece al Presidente y aplaude continuación de las obras de Hidroituango