Pacífico Uno crea crisis vial, económica y turística en suroeste ¿dónde está la plata Covipacifico?

Pacífico Uno tiene un presupuesto superior a los 2.5 billones de pesos (dos y medio billones de pesos) pero los habitantes del suroeste antioqueño no saben en qué los invierte la firma Covipacifico, porque hoy transitar la vía implica paciencia, y mucha pérdida de tiempo.

De hecho, es tan mala la vía que recorrer 8 kilómetros es su tramo más deteriorado significa invertir hora y media, es decir un kilómetro en diez minutos, o una velocidad promedio de seis kilómetros por hora.

Por eso, una protesta diaria están realizando habitantes del suroeste antioqueño en los puntos más críticos, resaltando que el perjuicio de su vía afecta a unas 500.000 personas que viven en los 20 municipios del suroeste, más los turistas que masivamente intentan llegar hasta la región.

Esa crisis vial, según los habitantes del suroeste, pueden llevar a una crisis económica: poco a poco se ve la reducción del turismo, mientras que la preocupación crece por el futuro de la cosecha cafetera, que este año podría quedarse sin vías para salir hacia Medellín.

“Hasta el día de hoy solo se ha entregado un pequeño tramo entre cuatro palos y la arenera, ahí justamente donde termina el puente de la quebrada la maní, no hay el mas mínimo inicio de obra y de ahí hacia amaga son unos pocos kilómetros que se han vuelto eternos hasta Camilo C”, dicen los habitantes del suroeste. 

¿Dónde está la plata de Pacífico Uno preguntan a Covipacífico?

”La vía Amagá – Fredonia está con muchas restricciones y necesitamos que la ANI (Agencia Nacional de Infraestructura) y el gobierno nacional exijan de inmediato al constructor celeridad en el proceso y mejorar las condiciones de tránsito para alimentos, productos hacia Medellín, turismo, personas en ambulancias y todo lo que día a día debe circular”, agregan. 

Es tanta la ausencia del constructor que hasta hoy no se ve la policía de carreteras y menos personal logístico de la concesión ayudando a agilizar el tránsito. Gracias a Dios la civilidad de los propios conductores es la que permite circular, aunque sea a 6 kilómetros por hora.

¡Y finalizan los ciudadanos que protestan en la vía de Pacífico Uno con una frase que resume la tragedia vial del suroeste, “es más grave la indiferencia de Covipacifico que la inclemencia del invierno!!!!”.

Previous post

El taxista que dio de baja a un fletero en Itagüí: ¿héroe o asesino?

Next post

Alias el cojo cogió Pa’ la cárcel