Precio del kilovatio en Colombia, una chispa que encenderá el país

El precio del kilovatio en Colombia es la mecha que hará explotar el país, dice la “Crónica de Gardeazábal”, para www.rutanoticias.co.

Ese precio del kilovatio en Colombia se debe a las “… perdidas y equivocaciones de las electrificadoras”, o a “las malas negociaciones del gobierno con los operadores”?, pregunta Gardeazábal:

“LA CHISPA DEL KILOVATIO

Estamos jugando con candela. Estamos permitiendo que el precio del kilovatio llegue a tal nivel que finalmente resulte siendo la chispa que encienda este polvorín de desigualdades en que ha ido terminando convertido el país.

Muchos escriben sobre las razones por las cuales el kilovatio ha resultado estar más atacado por la inflación que los alimentos, los cuales dejamos de producir para importar bien caros y con el dólar a más de 4 mil pesos.

Varios comentaristas le achacan la culpa al traslado a los usuarios de las pérdidas y equivocaciones de las electrificadoras.

El gobierno de Petro parece tener entre ceja y ceja a la CREG como la culpable y dicen que está a punto de intervenirla porque son ellos los reguladores de las tarifas.

Lo cierto es que la abundancia de los insumos con los cuales se fabrica la energía no permiten disculpas en este momento para justificar el alza desmedida.

Las exageradas alzas en los recibos de las dos distribuidoras de energía en la Costa Atlática son atribuibles, pero no justificables, a la mala negociación que hizo el gobierno anterior con los nuevos operadores, arrastrando las pérdidas que venían produciéndose desde hace décadas con otros dueños.

Pero nadie justifica las alzas en Nariño o en Bogotá y si bien no han sido tan elevadas como las de la Costa y el Valle, se van acumulando mes a mes mientras las represas están llenas, las hidroeléctricas no pagan por el agua y las termoeléctricas no están funcionando sino tímidamente porque hay exceso de producción hídrica.

El país no se puede apagar de la noche a la mañana pero vamos a llegar a tal punto que las ciudades no van a encender sus bombillas.

Y si insisten en seguir  organizando las marchas nacionales del 26 de septiembre para protestar por el desorden gubernamental, podemos estar convirtiendo a los kilovatios en la mecha que haga explotar la reprimida sensación que se siente en todos los hogares.

No es gratuito achacarle al gobernante la  reducción en  la  dieta alimenticia en cada familia, las casas oscuras o sin bombillos y el recorte en otros gastos fundamentales  para poder pagar el recibo de la energía antes de que lleguen los garosos a suspender el servicio por falta de pago.

Gustavo Alvarez Gardeazábal. El Porce septiembre 12 del 2022.

Escuche el audio de Gardeazábal aquí: https://www.spreaker.com/episode/51227476

Previous post

Tarifas de electricidad en la costa subirán más: Jorge Enrique Robledo

Next post

La ministra Irene Vélez es la protegida de Francia Márquez… con razón