Salomón Kalmanovitz, un análisis de la paz total de Petro

La paz total que propone el gobierno de Gustavo Petro es “un disparate total”, dice Salomón Kalmanovitz.

Análisis de la “Crónica de Gardeazábal”, para www.rutanoticias.co, sobre el estudio que promueve el economista y columnista judío:

“ALGO MÁS QUE UN DISPARATE

Salomón Kalmanovitz es un inteligente y agudo columnista que siempre ha sido de izquierda y como además de eso ha ejercido con brillantez de economista, sus opiniones resultan muy sesudas.

Así fueron las que expresó ayer sobre la paz total de Petro.

Son demasiado contundentes para no tenerlas en cuenta ya sea como advertencia o como muestra de la profunda división que ha comenzado a forjarse en la izquierda colombiana con solo el primer mes de ejercicio gubernamental de Petro.

Para Kalmanovitz la propuesta de la paz total es un completo disparate. El no concibe que se pueda negociar con la misma paz para proponerla igual a los elenos o las disidencias o a organizaciones criminales como el Clan. Para respaldar su tesis apela a recordar que Márquez no cumple palabra y que los elenos ya dijeron que no los metieran en el mismo costal, que ellos eran de otra categoría.

Pero donde parece dar en el blanco en su diatriba contra la paz total es cuando dice que al gobierno de Petro se le advierte el hambre de negociar cuando al mismo tiempo ha debilitado la inteligencia de las Fuerzas Armadas por la purga general que ha realizado en Policía y Ejército y que a ciegas no puede entonces sentarse a negociar el gobierno.

Lo más probable es que no les falten razones a sus argumentaciones, pero, de la misma manera, podría concebirse todo lo contrario con solo pensar que partiendo de la base de generalizar las causas, motivaciones y metodologías de la violencia en Colombia se facilitaría el surgimiento de una idea que debilite el problema y conduzca a su solución.

Si Lleras y Laureano no hubiesen pensado así no habrían inventado el Frente Nacional para partirse la marrana y descubrir que el problema era de hambre burocrática. Petro y su idealista Consejero de Paz pueden estar convencidos que solo uniendo todas las facetas de esta inseguridad se pueden corregir la envidia, la venganza y la ambición que identifica plenamente a todos los actores de la guerra inacabada.

La paz de Santos fue exclusiva y excluyente. La paz total de Petro puede ser tan incluyente que termine poniendo orden en el bulto de anzuelos que es la sociedad colombiana.

¿No será mejor dejarla ensayar?

Gustavo Álvarez Gardeazábal. El Porce, septiembre 20 de 2022.

Escuche el audio de Gardeazábal aquí: https://www.spreaker.com/episode/51318257

Previous post

Incendio en fábrica de icopor en Envigado termina sin lesionados

Next post

Alquimista Café Bar Restaurante estará en la zona rosa