Bernardo Alejandro Guerra quemado por la corrupción

Bernardo Alejandro Guerra libró una batalla contra la corrupción, aunque en las comisiones del Concejo y en los debates y votaciones aparentemente hacía parte de ella, al participar de discusiones que favorecían a sus familiares.

Concretamente, Bernardo Alejandro Guerra fue acusado de legislar en beneficio de su hija, al ser parte de una comisión del Concejo de Medellín que propuso eximir del pago de impuestos a los afectados por la constructora CDO, una de  cuyas víctimas era su primogénita.

Las denuncias en su contra llevaron a que el 21 de marzo del 2019 se conociera la sentencia del Tribunal Administrativo de Antioquia donde los magistrados señalaban que el concejal Guerra había incurrido en conflicto de intereses, al aprobar esos beneficios tributarios. Además de hacerlo responsable de violación del tope de financiamiento de la campaña electoral del 2015.

Puede leer: http://rutanoticias.co/index.php/2019/03/30/bernardo-alejandro-guerra-pierde-la-investidura/

La apelación surte hoy camino en el Consejo de Estado y se había anunciado para antes de fin de año la resolución definitiva.

¿Cuántos votos perdió Bernardo Alejandro Guerra?

Esa dualidad de combatir la corrupción, pero beneficiar a su familia con decisiones administrativas, habría llevado a que la votación de Guerra pasara de los 11.719 votos logrados en las elecciones del año 2015 a únicamente 6.937 sufragios en las votaciones de este 27 de octubre

Incluso, Bernardo Alejandro Guerra fue superado por nuevo líderes en su partido y quedó en el quinto lugar de la votación en el liberalismo y a más de cuatro mil votos de quienes ocuparán curul en el Concejo de Medellín, por los rojos, en el año 2020.

Culmina así una carrera política que dejó demasiadas personas y empresas denunciadas por corrupción, y sancionadas administrativa o socialmente, pero también muchas de ellas señaladas injustamente y siempre sometidas al vaivén de los intereses del concejal Guerra, quien luchó tanto contra la corrupción que le fue imposible ver la paja en el ojo propio.

Previous post

Bello y Caldas fumigaron a las ratas

Next post

Uribe y Duque castigados, dice Gardeazábal