Las gaseosas azucaradas: tejemanejes en el ministerio de Hacienda

Por qué les bajaron el impuesto? pregunta y contesta la Crónica de Gardeazábal

Un impuesto alto a las gaseosas azucaradas era la propuesta más fuerte de la reforma tributaria.

Pero el ministro de Hacienda tiene vínculos familiares con la familia Ardila y la reforma ya no será tan impositiva contra las gaseosas azucaradas y los ingenios de los Ardila, dice la Crónica de Gardeazábal, para www.rutanoticias.co:

EL TEJEMANEJE DE LOS ARDILA

Cuando se dijo al presentarse la Petroreforma tributaria que las gaseosas serían sancionadas con un impuesto que desfavoreciera su consumo entre todos los colombianos de todas las clases sociales, la serenidad del ministro de Hacienda estaba cerca de la impavidez y parecía que poco o nada le importaba la cascada que afectaría la alimentación de millones de trabajadores.

Lo que personalmente si me extrañó era que Ocampo Gaviria fuese tan defensor de esa carga a las gaseosas cuando él, por su madre doña Tulita Gaviria, pertenecía de alguna manera al mundo de las gaseosas pues ella era hija del fundador de Gaseosas Lux y su hermana, la tía del ministro, era la mamá de los hijos de   Carlos Ardila Lulle, el transformador del negocio del azúcar y de las gaseosas en Colombia.

Pensé para mis adentros cuánta razón tenían los abuelos cuando nos enseñaban que no hay cuña que aprete más que la del mismo palo.

Hace unos días, cuando después de muchos ires y venires la directora de Asocaña y los lobistas azucareros se resignaron al impuesto así fuera copiado de Inglaterra (donde un hijo de Ardila, primo hermano de Jose Antonio Ocampo, estuvo los últimos años de embajador de Colombia), el ministro volvió a enfatizar diciendo que a más del impuesto a las gaseosas se incluía uno igual para los refrescos fabricados con edulcorantes ultraprocesados, reafirmé mis tesis sobre la cuña del mismo palo.

En otras palabras, que si los fabricantes de gaseosas defendían su clientela y les ofrecerían refrescos endulzados con algo distinto al azúcar estarían pagando el mismo impuesto.

Ayer, empero, cuando se dio a conocer la ponencia definitiva, el ministro cambió de criterio y excluyó de la sobretasa impositiva a los edulcorantes y le dejó toda la carga a pagar al azúcar.

La medida tiene un mal sabor porque los 2 ingenios azucareros de los Ardila que fabrican gaseosas escaparán del efecto negativo al dulce ofreciendo refrescos con edulcorantes y los otros 10, que no son gaseosos, asumirán sin defensa el impuesto y sus consecuencias.

Todos sospechamos cual clase de tejemanejes impolutos se movieron.

Pero favorecer a unos poderosos exclusivos para joder a otros menos poderosos excluidos, suena a injusticia y a ética resquebrajada.

Gustavo Álvarez Gardeazábal. El Porce, noviembre del 2022

Escuche el audio de Gardeazábal aquí: https://www.spreaker.com/episode/51763177

Previous post

Innova TDX Summit 2022 muestra avances del mundo DRON

Next post

Así será el Parque de Artes y Oficios en Bello