Laura Daniela Beltrán, alias lalis, ¿unida a violadores de las FARC?

Laura Daniela Beltrán, alias lalis, es tendencia en Colombia por los contratos con “Colombia Compra Eficiente”, que entre noviembre del 2022 y este mes suman 61 millones de pesos.

Sin embargo, la crítica contra la influencer creció cuando el usuario de redes sociales @Juan_alesander mostró un contrato de Laura Daniela Beltrán, alias lalis, con el senador Julián Gallo, o alias Carlos Antonio Lozada, o alias tornillo, señalado como violador de los niños y niñas que eran reclutados por las FARC.

Puede leer: Los-irreverentes-el-violador-lozada/

Para trabajar con este cabecilla de las FARC, Laura Daniela Beltrán, alias lalis, no certificó ninguna experiencia laboral ni profesional.

Después de trabajar con el senador de las FARC, alias lalis pasó a contratar con Colombia Compra Eficiente, con la misión de coordinar las campañas en la red social de Tik Tok de esa entidad, desde noviembre de 2022, aunque hasta hoy no se ha publicado ni un solo mensaje, pero ella si ha cobrado el salario, cercano a los 5 millones de pesos mensuales.

Este año, violando la propia directriz del gobierno, de hacer contratos de prestación de servicios a máximo 4 meses, Colombia Compra Eficiente la volvió contratar, generando críticas sobre como las normas y leyes aplican a todos los colombianos menos a los influyentes cercanos y amigos de Gustavo Petro:

“El gobierno de @petrogustavo violó el principio de confianza legítima al celebrar contrato de 50 millones de pesos por 11 meses. Viola su propia circular. @CGR_Colombia y @FiscaliaCol deben investigar, “señaló Gloria Yaneth Vélez Pérez en sus redes sociales.

Aunque alias lalis señaló en sus redes sociales que tiene derecho a trabajar, como todo colombiano, no especificó sus nexos con las FARC y sus senadores acusados de violación.

Y menos aclaró si era activista de ellos desde el pasado, o solo les ayuda ahora.

Previous post

Guerra civil en Colombia ¿una posibilidad hoy?

Next post

El tenebroso Hospital General de Medellín ataca a sus funcionarios