Darío Gómez Zapata descansa en paz, y nosotros también

Después de cuatro días de borrachos, aglomeraciones (justo cuando estamos en un pico de propagación del Covid 19), desórdenes y tacos en las vías de acceso a la Unidad Deportiva Atanasio Girardot, fue enterrado Darío Gómez Zapata.

El artista, considerado el rey del despecho y autor de un himno de la canción de carrilera, “Nadie es Eterno en el Mundo”, murió este martes 26 de julio tras un ataque al corazón fulminante.

Puede leer: Hombre-dario-gomez-era-verdad-nadie-es-eterno-en-el-mundo/

Pero, aunque su cuerpo está en el Cementerio Campos de Paz, no fue enterrado en paz.

La familia había solicitado que se permitiera un sepelio tranquilo e incluso el propio cementerio cerró su acceso al público y sus puertas desde el sábado en la mañana.

Pero todo falló. Un cortejo fúnebre con una larga fila de carros particulares, buses, motos y hasta bicicletas, que se prolongaba unas doce cuadras atrás del carro mortuorio, trató de ingresar a Campos de Paz y se necesitó que el ESMAD de la Policía lanzara gases para dispersar a “los acompañantes”.

Finalmente, el cuerpo de Darío Gómez Zapata, el “Rey del Despecho”, quedó bajo la escultura Resurrección (“El Hombre en Busca de Paz”, del artista Jorge Marín Vieco – instalada en Campos de Paz el 23 de abril de 1972).

Y allí permanecerá para la eternidad, al lado de mártires de la violencia en Colombia (Carlos Mauro Hoyos y el exgobernador Antonio Roldán Betancur) y artistas y creativos antioqueños.

Pero, sobretodo, muy cerca del acceso principal, lo que muy seguramente permitirá que sus miles de seguidores lo visiten, sin necesidad de destruir la ciudad.

Previous post

Rodrigo Marín aporta en formación de cadetes de Chile a empresarios y visionarios

Next post

OJO recuerde el pico y placa para esta semana en el Valle de Aburrá