En los buses un payaso hace bulla mientras otros roban, en la Alcaldía Daniel Quintero …

En los buses y sitios de aglomeraciones siempre hay un bobo que hace bulla y distrae, mientras sus secuaces roban a pasajeros y transeúntes. En la Alcaldía de Medellín Daniel Quintero hace propuestas quijotescas que no tienen sustento legal, que no puede hacer cumplir y que están a año luz de cumplirse, mientras tanto sus secuaces…

La nueva propuesta de Daniel Quintero, a quien en Medellín llaman el nuevo samuel moreno, en honor al alcalde capturado y condenador por corrupción, la presentó en sus redes sociales y anuncia que “… a partir del 2035 en Medellín no habrá venta de vehículos a gasolina. Este es un paso más por nuestro planeta. Por su futuro”.

Lo curioso es que esa “ley” solo la puede tramitar y sancionar el Congreso de la República, previa solicitud de uno de sus integrantes y la cual deberá llevar el visto bueno, o el “guiño”, del Presidente de la República y del propio ministerio de Transporte.

Ese ministerio es el único en Colombia que puede legislar y promover medidas referidas al sistema de transporte, usos de vías, modalidades de transporte y uso de vehículos (incluyendo su promoción y chatarrización).

Además, el artículo 59 de la Ley 489 de 1998 y el Decreto 087 de 2011 señalan como funciones exclusivas del ministerio “Coordinar, promover, vigilar y evaluar las políticas del Gobierno Nacional en materia de tránsito, transporte e infraestructura de los modos de su competencia”.

Como quien dice, Daniel Quintero no puede legislar sobre la materia y si propone algo así, en un foro internacional, es su manera de justificar los viáticos, en dólares, por los cinco días de viaje internacional.

¿El problema es que, como en los buses y las calles, ¿mientras Daniel Quintero está haciendo bulla con idioteces, que estarán haciendo sus secuaces?

Puede leer: Alcaldia-de-medellin-valora-en-5-millones-el-acoso-sexual/

Previous post

Pediatría del hospital Marco Fideo Suárez salva con mascotas

Next post

Vándalos invaden el estadio de Cortuluá. Jugadores y técnico del Cali todavía están corriendo